lunes, septiembre 05, 2005

Fuimos a adorarlo. Un breve testimonio de Colonia 2005

Hemos visto y vivido hechos impresionante estas 3 semanas de las Jornadas Muniales de la Juventud en Colonia.




IMG_0051


En la primera semana nos recibió una parroquia y una familia alemana. Una señora colombiana que vive hace 20 años en Alemania me dijo que nunca antes había visto actuar así a los alemanes.



He visto a los alemanes abrir sus casas y sus corazones a extranjeros de todo el mundo y a nosotros en particular, con una delicadeza y ternura nunca antes vistas. Me sentí inmensamente querido por ellos en cada gesto, en cada detalle. Ellos se prepararon con tiempo para recibirnos, planificaron todo como buenos alemanes. Pero el amor superó lo programado tanto para ellos como para nosotros. Decían, cuando nos íbamos, “que les había llegado una avalancha de besos y abrazos”. De alegría y juventud agrego yo. La gratuidad con que nos trataron y prepararon todo, las ganas de mostrarnos su cultura, su modo de vida, su iglesia y de compartir con la nuestra, era hermoso. He visto la cara de Dios en el rostro de los alemanes.


La segunda semana comenzó el encuentro mundial de jóvenes en Colonia. Fue un tiempo agitado, muchos viajes, pero sobre todo fue un tiempo de abrirse y conocer a un sin fin de hermanos de distintas nacionalidades, razas, colores, lenguajes. He vivido una experiencia eclesial intensa en la que he descubierto y me he enamorado más de Dios. He visto a Dios en miles de rostros. He visto al Emmanuel, el Dios con nosotros.


La pena también nos alcanzó al saberse la muerte del Hermano Roger de Taizé.


De la mano de los obispos en la catequesis y del Papa he sentido arder mi corazón por la única cauza por la cual vale la pena dar la vida: Jesús y su proyecto. He escuchado a Dios. He aprendido lo que significa adorarlo. Lo he adorado.

El idioma era una gran barrera, sin embargo Dios destruye las barreras cuando hay amor. Nos comunicábamos con gestos, con diccionarios en mano, un poco de inglés, un poco de italiano, un poco de alemán, pero sobre todo con muchas ganas de comunicarnos.

Finalmente la última semana nos toco conocer las vidas y obras de dos santos alemanes (aunque todavía nos los canonicen) que calentaron mi corazón a un punto altísimo. El Padre Werenfried Fundador de KIRCHE IN NOT (Ayuda a la Iglesia que Sufre) y el Padre Kentenich fundador del movimiento de Schönstatt.

Me gustaría dar las gracias a tantas personas que sólo Dios sabe. Pasó mucho más que por tiempo no cuento ahora. No quiero darles la lata en estos momentos.



IMG_0051


Sólo quiero concluir diciéndoles que:

Yo también fui con el corazón abierto y dispuesto a que me tocaran. Me dejé seducir y creo que me he enamorado no sólo de un país y su gente, no solo de tantos hermanos de todo el mundo, sino de Jesús. Quiero seguirlo y adorarlo, como nos invitaba el Papa. Espero ser fiel, con la ayuda de todos Uds, en el intento por poner en práctica todo lo vivido, todo a lo que Dios me invita.

1 comentario:

Rosa Benito dijo...

A real enlightening blog. Don't stop now. I'm sure you'd be interested in How to buy & sell battery on interest free credit; pay whenever you want.

Feeds Compartidos